Estrés y Cáncer (III). La importancia de una buena comunicación celular

Estrés y Cáncer (III). La importancia de una buena comunicación celular

0

Todos los grandes sistemas integradores del cuerpo funcionan buscando el equilibrio, la homeostasis. El sistema nervioso autónomo tiene que equilibrar sus componentes simpático y parasimpático con funciones antagónicas pero complementarias. El sistema endocrino está regulado por mecanismos de retroalimentación entre la pituitaria y las hormonas secretadas por la glándula diana que funcionan como un termostato para mantener la homeostasis. Sabemos mucho menos sobre cómo se logra tal homeostasis en el sistema inmunológico o en el sistema nervioso central, pero parece plausible que si la angustia puede causar efectos adversos, es muy probable que el estrés bueno, o lo que Selye denominó "eustress" promueva la salud. Sir William Osler señaló que la evolución de la tuberculosis dependía más de "lo que el paciente tiene en su cabeza que de lo que tiene en el pecho". Ishigami en Japón llegó a una conclusión similar en su ponencia "La influencia de la psíque actúa sobre el avance de la tuberculosis pulmonar", que apareció en la Revista Americana de la tuberculosis en 1919. Algunos pacientes estables se deterioraron y murieron después de enterarse de la pérdida de un ser querido. En otros casos, más graves, una recuperación completa se produjo sorprendentemente, a pesar del hecho de que ninguna terapia específica estaba disponible. "Estos pacientes tenían la característica de ser optimistas y no preocuparse fácilmente", escribió. 

Una fe firme, sensación de apoyo social de la familia y amigos, parecen ser potentes amortiguadores de estrés. No es sorprendente, por lo tanto, que tales atributos también se hayan asociado con un riesgo menor de cáncer. La falta de apoyo emocional, así como algunos otros rasgos fueron convincentemente demostrados como rasgos altamente predictivos de cáncer por Eysenck y Grossarth-Maticek. Más importante aún, se han demostrado en amplios estudios prospectivos a largo plazo que las estrategias de reducción de estrés fueron eficaces en la reducción de tumores malignos en un 50% en los individuos evaluados como pacientes con riesgo de desarrollar cáncer. El estudio de Spiegel ha demostrado de manera similar que los pacientes con cáncer de mama metastásico que participaron en las actividades del grupo de apoyo social tuvieron un incremento de 18 meses en la supervivencia en comparación con los controles que recibieron sólo el tratamiento de rutina. Fawzy y col. encontraron que si se añadía un programa de 6 semanas de manejo del estrés al tratamiento para el melanoma en etapa temprana mejoraba la función del sistema inmunológico, en comparación con los controles. Después de 6 años, el grupo de control del estrés tenía menos de la mitad la tasa de recurrencia y muertes.

¿Cómo explicar los numerosos casos bien documentados de remisión espontánea de cáncer? Meticulosos estudios de Ikemi de estos pacientes sugieren que una fe firme y un fuerte sistema de creencias positivo fue el común denominador. Pero, ¿cómo actúa? ¿Cómo funciona el efecto placebo? ¿Cómo se consiguen los beneficios de la curación por la fe o "toque terapéutico"? ¿Existe tal cosa como la curación psíquica? No han sido demostrados cambios en el sistema inmunológico, neuroendocrino o sistema nervioso central con este tipo de respuestas.

La buena salud depende esencialmente de una buena comunicación dentro del ambiente interno, así como con el ambiente externo, a fin de preservar la homeostasis. Eso es válido para todos los sistemas vivos, que van hacia arriba desde la célula a un órgano, persona, familia, grupo, nación o una sociedad. Lo que a menudo dejamos de apreciar es que estos sistemas están en constante comunicación, y los problemas en un nivel repercuten a lo largo de la línea. En esencia, el problema básico de la célula de cáncer es que no se comunica adecuadamente, como lo demuestra estas citas del artículo de Yamasaki en los mecanismos no genotóxicos de la carcinogénesis: "El cáncer puede ser considerada como una rebelión en una sociedad ordenada de las células cuando descuidan sus vecinos y crecen de forma autónoma sobre las células normales circundantes". "Puesto que la comunicación intercelular juega un papel importante en el mantenimiento de una sociedad ordenada, esta comunicación se altera en el proceso de la carcinogénesis". "La evidencia sugiere que el bloqueo de la comunicación intercelular es importante en el proceso de promoción de la carcinogénesis".

Si bien no podemos definir el estrés, toda nuestra investigación confirma que la sensación de estar fuera de control es siempre angustiante. Eso también pasa a ser la mejor definición de la célula de cáncer - que es esencialmente una célula fuera de control, ya que no se comunica. ¿Podría ser que los efectos beneficiosos de una fe firme, o imágenes visuales, de alguna manera estén relacionados con el desarrollo de un sentido de control? ¿Puede que el mensaje de alguna manera filtrarse a través de una compleja red de información del cuerpo a las células cancerosas? Sabemos que el cerebro tiene conexiones tanto neuronales como humorales con el sistema inmunológico que pueden transmitir tales mensajes. Sin embargo, está claro que hay receptores en las membranas celulares sensibles a  energías eléctricas muy sutiles de naturaleza similar a las que se generan en el cuerpo. Patrones de ondas del EEG pueden ser mucho más que simplemente el ruido de la maquinaria del cerebro. Bien pueden representar a los mensajes que se envían a otras partes del cuerpo. Esto es consistente con la teoría de un sistema circulatorio eléctrico interno y su tratamiento de forma espectacular con éxito de los tumores de pulmón metastásicos utilizando energías eléctricas débiles de Nordenstrom. La comprensión de cómo están mediadas tales interacciones mente / cuerpo, puede ayudarnos a aprender cómo estimular, simular o emular este tipo de mecanismos, para aprovechar la sabiduría del cuerpo y de su impresionante potencial de auto curación. Una considerable evidencia sugiere que tales fuerzas juegan un papel aún más importante en las relaciones estrés-cáncer debido a su capacidad de controlar el crecimiento celular en su nivel muy básico.

Todos estamos expuestos diariamente a una gran cantidad de potenciales carcinógenos físicos en nuestro medio ambiente, pero ¿existen los carcinógenos psicosociales también? ¿Qué determina la resistencia o susceptibilidad al cáncer? Los factores de comportamiento y las respuestas inadecuadas a estrés también deben tenerse en cuenta junto con los factores genéticos en el intento de entender por qué algunas personas desarrollan cáncer, o cuál será su evolución clínica. La resistencia alterada del huésped debido a perturbaciones en la función del sistema inmune parece ser un factor importante como lo demuestra el aumento de neoplasias malignas en pacientes con SIDA y los estudios de melanoma por Fawzy y el beneficio de la reducción del estrés se ha demostrado en estos dos trastornos fatales. Del mismo modo, los experimentos detallados de Cohen sobre el efecto del estrés en el desarrollo de los resfriados encontraron que las incidencia de resfriados tanto para pruebas de laboratorio que demostraban la  infección como para resfriados clínicos se correlacionan precisamente con la magnitud de las puntuaciones de estrés psicológico para cada uno de los cinco rinovirus utilizados en voluntarios sanos. Además, él también demostró los efectos protectores de un fuerte apoyo social.

Nuestra preocupación actual es con la epidemiología del cáncer, las raíces de las cuales epi (sobre), demos (pueblo), logos (la razón), connota algo que se ha lanzado sobre nosotros desde fuera. Lo que ahora debemos empezar a apreciar es lo que he denominado la endemiología del cáncer, y esas influencias que emanan desde dentro del individuo, que puede ser igualmente significativo y potencialmente bajo nuestro control. Louis Pasteur, el gran defensor de la teoría de los gérmenes de la enfermedad, participó en muchos debates con su famoso contemporáneo Claude Bernard. En su lecho de muerte, habría declarado: "Bernard razón avait, Le germe n'est rien, c'est le terreno quiest tout". (Bernard tenía razón. El microbio no es nada, el terreno lo es todo). Como conclusión final nos quedamos con la idea de que lo que finalmente alcanza a comprender un médico completo es que: “Muchas veces es mucho más importante conocer qué tipo de paciente tiene la enfermedad, que qué tipo de enfermedad tiene el paciente”

Paul J. Rosch, M.D., F.A.C.P.
Presidente, Instituto americano de Estrés. 
Profesor clínico de la Universidad de Medicina y Psiquiatría de Nueva York

Compartir este artículo:

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
To prevent automated spam submissions leave this field empty.