Estrés y Cáncer (II). El cáncer como enfermedad de la civilización

Estrés y Cáncer (II). El cáncer como enfermedad de la civilización

0

La angustia emocional asociada a un incidente traumático previsto es a menudo mayor que la encontrada como resultado del propio evento físico. Algunos ejemplos son un niño en espera de un azote merecido, o sentado en la sala de espera del dentista antes de algún procedimiento que resulte prácticamente indoloro.

La capacidad de regenerar el tejido perdido o dañado en formas inferiores de vida, obviamente, implica algo más que una respuesta local simple. El mensaje de que el tejido ha sido dañado o perdido debe ser transmitido a los centros superiores del sistema nervioso central que a su vez inician respuestas reparadoras adecuadas y coordinadas. Con la corteza cerebral del hombre más desarrollada, la pérdida de bienestar emocional puede ser percibida como algo tan importante o incluso más estresante que una separación física. Las mismas señales pueden ser enviadas para que activen los sistemas endocrino, inmune, y nervioso central y responder de alguna manera para reparar el daño. Sin embargo, nuestros intentos de estimular la sustitución o el nuevo crecimiento celular intencional son inútiles. Lo que puede resultar en cambio, es un nuevo crecimiento en la forma de neoplasia que es maligno y más allá del control.

En la escala de Holmes-Rahe, los cuatro eventos más estresantes que cambian la vida de todos implican la pérdida de importantes relaciones afectivas, con la muerte de un cónyuge y el divorcio al frente de la lista. Si el estrés puede causar cáncer, lo que cabría esperar es que los individuos afectados tuviesen tasas significativamente más altas de malignidad. Desde hace tiempo se ha reconocido que las personas viudas y divorciadas mueren por tasas mucho más altas de todas las principales causas de muerte entre ellas el cáncer. También es evidente que la depresión de la función del sistema inmunológico predispone al cáncer, como se ilustra vívidamente por una serie de enfermedades malignas relacionadas con el SIDA, incluyendo el sarcoma de Kaposi.

En las últimas dos décadas, diversos estudios han demostrado que después de la pérdida de un cónyuge hay una disminución rápida e impresionante de las defensas del sistema inmunológico, y posiblemente, esta respuesta adaptativa aberrante es un mecanismo que puede explicar algunas neoplasias relacionadas con el estrés.

 

También hay pruebas de que el aumento de las tensiones asociadas con el progreso de la civilización, contribuyen al cáncer. No me refiero aquí a las cosas tales como el tabaquismo, la contaminación del aire, el asbesto, los riesgos de radiación y otras cuestiones cancerígenas, sino más bien a las tensiones psicosociales que se hicieron evidentes mucho antes de que llegaran estos problemas asociados al progreso. Este concepto no es nuevo, y se propuso en la "Memoria sobre la frecuencia de cáncer" de Tanchou entregado a la Academia de Ciencias de Francia hace más de ciento sesenta años. Tanchou señaló que "el cáncer como la locura se incrementa en una proporción directa a la civilización del país". Señaló que en París, la tasa de mortalidad por cáncer anual durante un período de once años fue 0,80 por mil. A pesar de que sólo 0,2 por mil fue en Londres. Así que con orgullo concluyó que los datos "demostraron que París es cuatro veces más civilizada que la de Londres". Powell en  “La patología del cáncer” (1908), declaró: "No puede haber duda de que las diversas influencias agrupadas bajo el título de la civilización juegan un papel en la producción de una tendencia al cáncer." Del mismo modo, Roberts escribió en malignidad y Evolución (1926), "Soy de la opinión generalizada de que, cualquiera que sea su origen, el cáncer es en gran medida una enfermedad de la civilización".

El misionero médico de renombre, el Dr. Albert Schweizer, escribió "a mi llegada a Gabón en 1913, me quedé asombrado al descubrir que no habían casos de cáncer", a lo largo de los años, los casos comenzaron a aparecer en números crecientes, y la conclusión de "mis observaciones se inclinan que yo atribuyo al hecho de que los indígenas están viviendo más y más a la manera de los blancos ".

El célebre antropólogo y explorador del Ártico, Vilhjalmur Stefansson, en su libro, que se titula en realidad  “Cáncer: Enfermedad de la Civilización”, señaló la ausencia de cáncer en los esquimales a su llegada al Ártico, pero un posterior aumento en la incidencia de la enfermedad cuando se estableció contacto más estrecho con la civilización blanca. Citó a Sir Robert McCarrison, un médico que había estudiado 11.000 nativos Hunza en Kashmir de 1.904 a 1.911. El cáncer era desconocido, y estos individuos parecían preservar su físico y apariencia juvenil hasta bien entrados los años sesenta y setenta, y disfrutaban de una longevidad inusual. McCarrison atribuye esto al hecho de que estaban "muy alejados del refinamiento de la civilización ..... y dotados de un sistema nervioso de una notable estabilidad". Tanto Stefansson como Schweitzer creían que este hecho no tenía nada que ver con la dieta, sino a las tensiones asociadas con el progreso de la civilización.

En julio de 1927, en un artículo sobre cáncer, el Dr. William Howard Hay señaló: "Un estudio de la distribución de cáncer, entre las razas de la tierra entera, muestra una relación proporcional entre la incidencia de cáncer y el nivel de civilización; por lo que, evidentemente, algo inherente a las costumbres de la civilización es responsable de la diferencia de la incidencia de cáncer en comparación con las razas no civilizadas y tribus. El clima no tiene nada que ver con esta diferencia, como lo demuestra el hecho de que las tribus que viven naturalmente mostrarán una completa ausencia de esta enfermedad hasta que se mezclan con sociedades más civilizadas, comienza a asomar los primeros casos de cáncer". Uno de los argumentos más convincentes es el que se encuentra en el trabajo del Dr. Alexander Berglas sobre el cáncer: “Su naturaleza, la causa y la cura” (1957). A lo largo de este libro se expone el tema de que el cáncer es una enfermedad de la que los pueblos primitivos están parcial o totalmente exentos, y que estamos "amenazados de muerte por cáncer a causa de nuestra incapacidad para adaptarse a las condiciones actuales de vida día. Con los años, la investigación del cáncer se ha convertido en el dominio de especialistas en diversos campos. A pesar de las contribuciones de los científicos, nos encontramos muy alejados todavía de nuestra meta, la curación del cáncer. Este trabajo especializado y el conocimiento obtenido a través del estudio de partes independientes, se ha convertido en un obstáculo para alcanzar el todo. Más de treinta años en el campo de la investigación sobre el cáncer me han convencido de que no es una ventaja para nosotros continuar por el camino de un análisis detallado. He llegado a la conclusión de que el cáncer tal vez puede ser sólo otro proceso natural inteligible cuya causa se encuentran en nuestro medio ambiente y en nuestro modo de vida".

En EE.UU. hemos encontrado un desconcertante aumento  en la incidencia de cáncer de mama en las mujeres de mediana edad. Los expertos no tienen explicación, pero creo que esto también puede estar relacionado con el estrés de la "civilización". Ha sido bien establecido que cuanto más joven sea una mujer cuando tiene su primer hijo o incluso cuando se queda embarazada, menos probabilidades tiene de desarrollar cáncer de mama. El embarazo reduce la prolactina, una hormona pituitaria que estimula el crecimiento de tejido mamario y promueve el cáncer de mama en animales de experimentación. A medida que más y más mujeres entran en el mundo laboral tienden a permanecer solteras, o a casarse pero deciden no tener hijos, o hacerlo sólo cuando son mucho más mayores. Desde 1970 el porcentaje de mujeres que tienen su primer hijo después de los 35 años se ha quintuplicado. Del mismo modo, las mujeres orientadas a una carrera profesional, especialmente aquellas que no tienen hijos, tienen una incidencia mucho mayor de cáncer de ovario mortal. Mujeres trabajadoras solteras tienen catorce veces más riesgo de cáncer de ovario que el grupo de referencia de las amas de casa. El estrés del trabajo en sí puede ser un factor. Muchas mujeres casadas tienen que hacer malabares con las responsabilidades del trabajo y las tareas de casa. Además, se encuentran a menudo con que a pesar de tener una formación igual o superior, más experiencia y capacidad, se les paga menos que a sus homólogos masculinos, y por lo general llegan a un callejón sin salida cuando tratan de llegar a los peldaños superiores de la escalera corporativa. Otros grupos demográficos que van desde los niños, los adolescentes y los ancianos también están experimentado tensiones que no experimentaron generaciones anteriores, como consecuencia de los cambios impuestos por las presiones de la civilización contemporánea. Podemos especular sobre si esto también puede tener alguna relación con un aumento de ciertas enfermedades malignas. 

Dr Paul J. Rosch, M.D., F.A.C.P.
Presidente, Instituto americano de Estrés. Profesor clínico de la Universidad de Medicina y Psiquiatría de Nueva York

Compartir este artículo:

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
To prevent automated spam submissions leave this field empty.